lunes, 28 de junio de 2010

México y el mundial

Así es, México quedó fuera del mundial, y por más que quieran negarlo, todos lo sabíamos. No es por ser pesimista, porque sé que mucha gente podría pensar eso, pero es que si uno ve las cosas de una manera  objetiva y más allá de la fantasía, se da cuenta que México no está listo para ganar un torneo mundial, ni unas olimpiadas, ni el primer lugar en la lista de los países mas prósperos. Y hay muchas situaciones que me respaldan al decir eso. 

Para empezar con lo más importante, no hemos podido diferenciar la realidad de la fantasía. Es muy común que la gente sueñe con tener mucho dinero, con ganar la copa mundial, con eliminar la corrupción, etc. Pero existe una gran diferencia entre soñar y hacer, porque me tocó escuchar a mucha gente decir (hablando específicamente del mundial) que lo que necesitábamos para ganar la copa era que creyéramos en la selección y en que si se podía. Pues claro que es importante creer, pero ¡por favor! de buenas intenciones no se alimenta la gente. Hay que creer, pero mas importante que creer es hacer. Así por más buenas intenciones que tengamos si no hacemos algo (de veras, algo, incluso mover un dedo puede llegar a funcionar) nada sucede. Todos vimos que el equipo de México no dió lo que tenía que dar, y el que me contradiga es que no vió al conejo Pérez sobándose la cadera cada vez que se aventaba por un balón, o a Cuau con el tanque de oxígeno al final de los partidos que jugó. Seamos honestos, ese no es un equipo campeón del mundo.

Ahora, debido a la derrota de México me viene a la mente otro punto, los mexicanos tenemos la peculiaridad de no saber competir, ya que no sabemos ganar, ni perder. No quiero imaginar lo que hubiera pasado si hubieran vencido al equipo de Maradona, habría por lo menos 10 chistes nuevos rondando por correo acerca de cómo los mexicanos "somos mejores" que los argentinos por un simple partido, algo así como que a los argentinos les picó el chile que les dieron los mexicanos (en el buen sentido, en serio) o que Maradona tuvo sobredosis de Maseca o no sé. Y lo que sí vimos, la reacción de la eliminación que fue por demás ridícula. Aunque fue claro (gracias a la magia de la televisión y de las cámaras láser de televisa) que no debió ser válido el gol, hubo 2 más, bien merecidos, pero ¡claro que esos nadie los vió! ¿Cómo los iban a ver, si estaban ocupados posteando en yahoo que los argentinos sólo ganan con ayuda del arbitro? Qué fácil es echarle la culpa a cualquier tontera, si no hubiera sido el árbitro, hubiera sido el clima, o el estadio o la gente o cualquier otra cosa menos el equipo mediocre.

Gracias a Dios no todos los mexicanos somos así (modestia aparte), pero creo que si México fuera una persona, esas "cualidades" y otras más, lo describirían perfectamente. Y desgraciadamente no se trata sólo de futbol (aunque para la mitad de la población creo que sí), habla de muchas cosas dentro del país también. De veras que si nos hace falta un cambio de actitud. En la medida que sepamos que podemos lograr lo que nos propongamos trabajando por ello, y sin echar culpas a otros, otra cosa será. 

Qué más quisiera...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu queja aquí