lunes, 30 de septiembre de 2013

Fútbol para todos

No sé ustedes, pero a lo largo de mi vida me he topado con millones de conversaciones acerca de un deporte y sólo uno: el fútbol. He intentado integrarme, hasta he ido al estadio y he tratado de entender no sólo el juego, si no todo lo que hay detrás: los jugadores, entrenadores, jugadas, posiciones, hasta directivos. Pero nunca he podido entender por qué alguien podría poner tanto interés en eso.
No me malinterpreten. No digo que ver o disfrutar el fútbol me parezca algo malo o inútil. Pero que haya quien cambie planes importantes o que no pueda hacer nada el día que juega "x" equipo, sí me parece ridículo y una pérdida considerable de tiempo y energía.
Es que se pasan la vida pensando en el equipo, ya ni siquiera como si jugaran en él, no, va más allá. Es como si toda la vida dependiera de eso. Y que si el otro equipo no jugó bien, o que perdió contra el más "papita". ¡Qué importa! ¿A poco creen que a los jugadores les preocupa ganar? Ni siquiera ellos son tan entregados. No quiero desilusionar a nadie pero a ellos les importan los millones que les están pagando por cada entrada al estadio, abono, y no se diga de los partidos de pago por evento.
Peor que eso (sí, todavía hay algo peor), es la rivalidad que existe entre equipos que no tiene que ver con el juego. Hablo de las porras. Ahora resulta que ir y llenar un estadio de otro equipo es un gesto de lealtad y orgullo. Pues les tengo una sorpresa, gracias a su "lealtad" (a equipos de segunda, aclaro) los dueños de los equipos, los jugadores y directivos viven mucho mejor que ustedes. Y les da un gusto enorme que los vayan a ver al estadio porque cada vez que llenan el lugar, se oye más fuerte que las porras el "cachin cachin" de las cajas registradoras (en sentido figurado, porque ya ni ha de haber).
Yo sólo digo, porque luego se quejan de que no hay dinero.

martes, 23 de abril de 2013

Carretera al infierno

2 de Julio de 2010, el huracán Alex azota a la ciudad de Monterrey y llena a más de su capacidad al río Santa Catarina. Provocando destrucción de las principales avenidas de la ciudad. 

A casi 3 años después, y con quién sabe qué tantos millones de pesos invertidos, la ciudad no se ha levantado. Podíamos ver y oir anuncios en tele y radio después del huracán diciendo que los regiomontanos nos sabemos levantar. Qué triste mentira.

La verdad es que existen muchos tramos de las avenidas Constitución y Morones Prieto, que son las que delimitan la ribera del Santa Catarina, descuidadas y como si les hubieran pintado los carriles hace 50 años.

 A pesar de que una de las primeras medidas que se tomo fue la "creación" de los carriles express, en ambas avenidas. Estos ni siquiera han sido habilitados para funcionar como deberían: Incorporaciones a los carriles regulares sin señalización e improvisadas, provocando movimientos bruscos por automovilistas que no conocen o que no están acostumbrados a viajar por esos lugares. Carriles dobles y mal delimitados, provocando cerrones, sin decir del carril que se forma en Morones Prieto y de repente de la nada desaparece a la altura de la avenida Garza Sada. Y lo que ya es costumbre en todas las calles y avenidas, la mala pavimentación, con asfalto de tercera. 

Qué tristeza que haya gente que piense que Monterrey es una ciudad de primer mundo y qué coraje que nos la quieran vender así. No es posible que ni siquiera las avenidas más grandes e importantes de la ciudad tengan, un acotamiento, unas rayitas bien pintadas, y un asfalto, ya no de primera, pero de perdido de segunda que aguante por lo menos unos 5 años. 

¿Será acaso que necesitamos otro huracán más grande, para que ahora si empecemos de cero y hagamos las cosas bien desde el principio? Es probable, porque al parecer las cosas como están no tienen muchas maneras de mejorarse.

sábado, 26 de febrero de 2011

Smug Alert!

"El otro día mientras leía una novela poco conocida de Dante Alhigieri (autor de la divina comedia), me di cuenta de lo mucho que le falta a la sociedad para...." ¿Les suena conocido? ¡Claro!, existen muchas personas que dedican su vida a fanfarronear. Generalmente son personas que se dan a conocer como conocedoras del mundo, de las ciencias y las artes. Siempre tienen un comentario para todo, en especial para temas como arte, ciencia, filosofía, literatura, música, teología o espiritualidad (sí, no hablan de religión, la religión es algo impuesto y por lo tanto hace a la gente autómata). 

Lo peor del caso, es que esta gente no tiene ni idea de la vida, por que por lo general son personas mediocres, que justifican su mediocridad diciendo que la sociedad está mal y que si el mundo fuera gobernado por "intelectuales" como ellos todo sería mejor. Empeñan toda su energía en demostrar que son diferentes a la sociedad y que poseen un grado de cultura elevado para el promedio de la clase plebeya. "Conocen" de todo y así como pueden tener una discusión sobre filosofía pueden hacer un análisis de las artes plásticas en el renacimiento. Aclaro que existe gente que por gusto propio se interesa en estas materias, y que no por eso caen en la categoría de "smugs" o fanfarrones. 

Entre las principales características de un fanfarrón, podemos encontrar que utiliza palabras rebuscadas al hablar o escribir, la mayoría de las veces mal aplicadas, generalmente términos técnicos. Como por ejemplo, un joven "smug" se golpea y le sale un moretón, por supuesto que una persona con tanta cultura no se atrevería a usar la palabra moretón, aunque sea un término válido es demasiado coloquial, diría que se causó un hematoma. Otro ejemplo, son las personas que hacen referencia a términos psicológicos para situaciones por demás ordinarias, como decirle a aquella persona que es sumamente ordenada que padece de TOC, o que es un obsesivo compulsivo, para no decir que la persona es demasiado ordenada. No, hay que llevar la conversación más allá y demostrar que se sabe de todo. 

También cuentan con una capacidad increíble para mencionar palabras en otros idiomas para hablar de cosas que tienen palabras en español e incluso muchas conversaciones pueden caer en la categoría de "spanglish". 

Otra característica muy común es la "habilidad" para redactar escritos, incluida la poesía, canciones, cuentos, novelas o reflexiones e incluso se pueden autodenominar poetas, escritores, autores, etc. Y nos damos cuenta que muchas de sus "obras" no son más que un montón de palabras (ver dos párrafos atrás) que en su mayoría no tienen una lógica o que en muchas ocasiones tratan de cambiar la mentalidad de la gente, demostrando que son mejores que los demás.

Por lo general "conocen mucho" de música y consideran la mayoría de los géneros musicales basura, especialmente los más populares como el reggaeton, el pop, las cumbias, corridos, etc. Y siempre alabarán la música clásica con argumentos cómo: "Esto sí es música" aún y cuando no les guste o no conozcan nada del tema. Buscan siempre escuchar música que no pasan en la radio de grupos "independientes" o géneros poco conocidos y si algún día llegan a escucharla en una estación mencionarán que es muy raro que alguien mas que ellos la conozca.

En el tema de la comida existen muchas variantes, pero por lo general consideran la comida americana como poco creativa y no es raro observarlos tomando un buen vino en reuniones, ¡ah! y no es vino tinto o blanco, es cabernet suavignon, merlot, chardonnay, etc. El queso amarillo se considera poco menos que un plástico reciclable con el que se fabrican envases de refresco. Se nota una clara preferencia por el té y el café, en sus variadas presentaciones y la coca cola generalmente no es bien vista. Generalmente mencionan platillos exóticos con ingredientes poco comunes en nuestro medio. Afirman que la pizza americana es demasiado comercial y que en Italia no existen las pizzas como las conocemos, por lo tanto son personas que no consumen este producto muy seguido. Las cervezas siempre son mejores importadas e incluso muchos las consumen calientes porque según así se consumen en Alemania y saben mejor.

En cuanto al cine, prefieren ver películas "poco conocidas" y que comúnmente las conocen como cine de arte, inclusive cuando una película ha sido producida por una compañía cinematográfica comercial. Buscan películas de otros idiomas diferentes al inglés y aún que sean consideradas comerciales en su país de origen,  siguen siendo cine de arte o independientes.

Son personas cerradas, que consideran que sólo ellos (y su grupo de amigos "intelectuales") tienen la razón. Es imposible contradecirlos a pesar de tener la razón y hacerles ver que están en un error. Generalmente se justifican con argumentos inventados pero utilizan palabras rebuscadas para despistar al enemigo o para aburrirlo. Y lo peor de todo es que ellos no se consideran fanfarrones, realmente creen que son personas con mucho conocimiento y que merecen algo mejor que todos los terrícolas por su gran don de sabiduría. 

Algo muy común también es que muchos de ellos son drogadictos o se juntan con drogadictos y consideran las drogas como una manera de experimentar sensaciones nuevas y de ver las cosas desde otra perspectiva y generalmente este estado empeora su fanfarronez. 

Muy a pesar de todas estas características siempre nos daremos cuenta de que alguien es un fanfarrón cuando con sus actitudes, su forma de hablar y de expresarse nos quiera hacer ver que es mejor que nosotros.

Se esmeran tanto en ser diferentes que caen en algo tan común y es muy fastidioso porque tratan de hacerte sentir inferior al querer demostrar que saben de todo, cuando no es cierto. Bien dice el dicho "el que mucho abarca, poco aprieta", en otras palabras si crees saberlo todo, lo lamento pero no sabes ni madres.

domingo, 30 de enero de 2011

¿Perdón?

Quisiera comentar algo sobre una noticia que acabo de leer. En pocas palabras, la nota menciona que la Secretaría de Relaciones Exteriores de México ha emitido un comunicado para que todos los mexicanos que tengan intenciones de viajar a Egipto eviten en lo posible entrar este país, al igual que a los que se encuentran allá se les comunica que de tener posibilidad busquen salir debido a múltiples protestas, disturbios e inconformidades de los ciudadanos contra su gobierno.

Así como lo dice el título de este post, ¿Perdón?, y ¿A dónde quieren que se vayan los mexicanos que viven en Egipto? ¿A México? Porque hasta donde yo sé y tengo entendido cada día mueren muchas personas en México asesinadas, y no es nada difícil toparse con algún enfrentamiento armado en muchas ciudades del país. Así que, quisiera emitir mi propio comunicado, con todo respeto para los expertos de la SRE: Si tiene la oportunidad de salir del país, hágalo, la mayor parte de los países del mundo son más seguros que el nuestro. 

No creo que sea justo para los egipcios que un país como el nuestro, en donde cada día suceden muchos delitos y barbaridades debidas al narcotráfico, se atreva a juzgar a cualquier país por considerarlo inseguro. Mejor que nos digan a los que vivimos aquí a qué países podemos salir mientras se arreglan las cosas. 

jueves, 26 de agosto de 2010

Tapar el sol con un dedo

Mientras nos hundimos cada día más y más en una guerra que no es nuestra, hay gente que todavía insiste en hablar de cosas que no vienen al caso y peor aún hacer un teatrito de eso utilizando argumentos que no demuestran nada más que la falta de integridad y congruencia. Estoy hablando de las bodas y adopciones de parejas homosexuales en México y de cómo hay sacerdotes, obispos, padres de familia y mucha gente más que se pone a discutir enardecidamente de la "falta de moral" y de que se perdieron los valores y no se qué tantas cosas más.

Pues resulta que mientras la iglesia católica está en la disyuntiva entre si excomulgar a los narcos o no, ya ha condenado de manera rotunda el matrimonio de homosexuales y ni qué se diga de las adopciones por parejas del mismo sexo, alegando que es una falta a los derechos de los niños. En pocas palabras, la iglesia prefiere que una persona sea asesina por dinero y por drogas a que sea homosexual y que viva una vida feliz con la persona que ama sin hacerle daño a nadie y con la posibilidad de darle una vida digna a un pobre niño que de no ser por ellos viviría su infancia en un orfanato donde no disfrutaría del amor de una familia.

Ay pos así si suena feito. Pero no! Ah y claro, ni que se diga de ser pederasta, porque eso es un error que todos podemos cometer eh? porque todos somos humanos... Ahora resulta, ¡¿que los niños no tienen derecho a tener una familia que los quiera, pero si tienen derecho a ser violados por un sacerdote?!

Y todavía se preguntan que por qué estamos cómo estamos, ¿que no es obvio?