¡Viva el bicentenario!

Ya es 2010, y mucha gente esta entusiasmada por lo que este año celebra nuestro país: Nada más y nada menos que 200 años del inicio de la guerra por la independencia de México ante España, y 100 años de que inició la revolución mexicana. Quien diga que no ha cambiado nada, esta en un error, así como también quien diga que hay que celebrar. Sí, es cierto que se cumplen 200 años, pero ¿qué vamos celebrar? Vergüenza debería de darnos, que a dos siglos de lograr la independencia el país no ha podido encontrar un rumbo estable. Imagínense, 100 años después, casi exactamente, hubo necesidad de levantarse en armas mexicanos contra mexicanos porque las cosas no andaban bien, y casi creo que 100 años después estamos en las mismas. O sea que en el 2110 van a celebrar el tricentenario de la independencia, el bicentenario de la revolución y el centenario de la guerra contra el narco. 

Desgraciadamente, la guerra contra el narco no es el único problema por el que pasamos actualmente. Hay muchas cosas por las que deberíamos estar luchando en vez de festejar. Las cosas no están bien en el país. Para empezar, no tenemos autoridades, bueno, si tenemos, pero no son aquellas personas por las que votamos. Me duele decirlo pero las autoridades, al menos en el norte, son los líderes de los cárteles. Tal vez haya gobernador, alcalde, policías, etc., pero no cumplen con su papel de autoridades, ya sea por amenazas, miedo, protección, lo que sea. Un ejemplo muy claro es que uno no puede confiar en la policía, y lo que es peor, que hay que cuidarse de la policía. Ya no sólo no hacen su trabajo, si no que son una amenaza para los que deberían de proteger. He escuchado a mucha gente decir que confían más en el Cártel del Golfo (al menos acá en el rancho). 

Es una situación muy grave, pero de veras que da coraje. Es que la gente ya no puede escuchar un ruido fuerte sin pensar que es una balacera, no se puede andar libremente por la calle sin pensar en si habrá bloqueos, no se puede comprar o tener un carro o camioneta bonitos por miedo a que los roben. Y todavía la policía nos escupe en la cara, haciendo retenes en los que revisan y saquean cuanto carro les da la gana. 

Aparte de eso, tenemos el grave problema de la corrupción, que esta muy unido a todo esto. Era para que hubiéramos aprendido la lección: Nada bueno viene de eso. ¡Nada! Porque gracias a eso, no tenemos un sólo agente de tránsito o policía que pueda resistirse a un billete de $200 pesos. También, la policía federal se hace de la vista gorda con los narcos por unos billetes y unos cuantos "pericazos". Y ni qué se diga de los encargados del poder ejecutivo, que es por todos bien sabido que siempre se quedan con una buena rebanada del pastel. Claro que podemos cambiar nosotros, evitando promover la corrupción, al menos en las acciones cotidianas, pero ya no es suficiente eso. Tal vez hubiera funcionado hace 50 años, pero ahora hay mucho más que hacer.

No sé cuál sea la solución, no tengo idea de qué se puede hacer. Pero lo que sí sé, es que este 16 de septiembre, por más que griten y toquen campanas y truenen cuetes, eso de "¡Viva México!" será una mentada de madre para todas las personas que dieron su vida por darle una oportunidad a nuestro país. 

Comentarios

  1. Hola! Hablando del bicentenario, tengo un local donde hacemos manualidades para fiestas y hemos preparado muchas cosas para el bicentenario, cualquier consulta ya tiene mi mail. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu queja aquí

Entradas populares de este blog

Fw: Fwd: Re: Fw: Rvr: RE: Muy interesante!!!!!!

Top Chef temporada 1 capítulo 7

Tapar el sol con un dedo