jueves, 22 de abril de 2010

Qué bajo...

No lo pude creer. Leyendo las noticias en yahoo!, encontré una nota, que de ser cierta sería lo más bajo que hemos caído (clic aquí para leerla). En resumen, es un artículo se detalla que según investigaciones del periódico El Universal, se encontraron en internet, a la venta, bases de datos de usuarios de tarjetas de varios bancos, del IFE, del Servicio Postal Mexicano, entre otras, variando el precio de acuerdo el tipo de información que se proporciona, que va desde los datos básicos como puede ser nombre y teléfono, hasta informes detallados de movimiento en las cuentas bancarias. Ya no es nada más que los bancos se comparten los teléfonos de los clientes, estamos hablando de que se puede saber en qué gastamos cada centavo de nuestro sueldo. Si me voy a un extremo podría decir que las compañías nos espían y que quieren controlarnos y cosas por el estilo. Ese no es mi punto. El punto es que, uno tiene la confianza de que lo que uno hace con su tarjeta bancaria, queda entre el banco y el cliente. Y no porque uno sea buena gente y confíe en los bancos, si no porque es cuestión de ética. O que el gobierno tiene el registro de electores para facilitar el proceso de votación. Pero no.

El artículo menciona 3 posibles medios por los cuales se puede dar el acceso a la información, el primero es que un empleado con acceso a las bases de datos, las sustraiga y las comercialice. El segundo es algún vivillo con nada que hacer, que hackeó alguna base de datos para conseguir la información. Y el tercero, que las mismas compañías se compartan información. Personalmente, me inclino mas a la primera opción, no porque no crea que las otras son imposibles, de hecho pienso que en cierta medida ocurren las tres, pero viviendo en México, me acuerdo de cualquier agente de tránsito o policía, y me imagino a algún empleado sacando información, porque puede, y porque es dinero fácil.

Estoy seguro, que en unos días, el gobierno va a hacer una declaración informando que se está investigando el caso, para que creamos que en realidad están haciendo algo por eso.

Y yo, me chupo el dedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu queja aquí